Libertador Soundtrack - Gustavo Dudamel

Continue viewing the site in English or Vea el sitio en Español

Grabación

Dudamel
Libertador

Dudamel<br>Libertador 1Dudamel<br>Libertador 2
Dudamel<br>Libertador Cover
Dudamel<br>Libertador 3

Banda sonora original de Gustavo Dudamel Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela

Acerca de esta grabación

Los héroes no son sólo estatuas del pasado, o súper humanos del futuro. Los héroes están alrededor nuestro, todos los días. Los héroes son hombres y mujeres de verdad, jóvenes y viejos, ricos y pobres, que encuentran en sus corazones el amor y en sus almas el coraje para dar de sí mismos, a menudo con un gran costo personal, por los más altos ideales de la humanidad. Los héroes no nacen, no se hacen - se vuelven.

Simón Bolívar (1783 - 1830) es probablemente la persona más importante en la historia de América del Sur. Fue un soldado, un pensador, y un líder que afectó la vida de millones de personas y le dio forma al futuro de un continente entero. En América del Sur, Bolívar es una leyenda: plazas, ciudades, calles, aeropuertos, divisas, incluso un país (Bolivia) se nombran después de él. Nosotros en Venezuela lo consideramos el padre de nuestra nación, de forma similar a la que los americanos de los Estados Unidos consideran a George Washington.

Pero Bolívar no es sólo un personaje de los libros de historia. Él fue un verdadero héroe - un hombre cuya ambición no fue heroísmo en sí, sino que se convirtió en héroe a través de sus palabras y sus acciones en la lucha por los grandes ideales. Con Libertador, mi buen amigo y compatriota Alberto Arvelo, quiso hacer una película que no sea más que un testimonio de la importancia de la figura histórica, Simón Bolívar, sino también que dé una idea del hombre detrás de la leyenda, y de su importancia en nuestras vidas hoy en día.

La vida de Bolívar fue un viaje extraordinario. Un niño de una familia rica de colonos españoles cuyos padres murieron cuando él tenía ocho años de edad, fue criado por una mujer de color en Caracas y educado por los liberales en Europa. A los 20 años se enamoró de María Teresa, quien murió trágicamente de fiebre amarilla sólo un año después de su matrimonio. Sólo después de esta pérdida fue que Bolívar encontró su causa en el movimiento de liberación de América del Sur y se convirtió, a través de la lucha y la persistencia, en el héroe que honramos hasta este día.

Inicialmente, Alberto me pidió que me uniera al equipo de Libertador como asesor musical. Sin embargo, cuando empecé a pensar en el visión de Bolívar que tenía Alberto, con el drama de la vida de este hombre, empezaron a aparecer en mí ideas y motivos musicales. Fue un proceso muy orgánico, y poco tiempo después ya estaba componiendo la música. Hice una elección consciente en basar el motivo principal de Bolívar en una progresión similar a la famosa "Fanfarria para el hombre común" de Aaron Copland, porque quería reflejar el personaje de Bolívar primero como un hombre - un hombre común - y no de inmediato como un héroe.

Originalmente tenía la intención de darle este motivo a la flauta, pero luego opté por la nobleza del corno. Asocié la flauta con el motivo de amor de Simón y María Teresa, así como (después) el de Manuela. La flauta, sobre todo porque aquí se escribió para un tipo especial de flauta de madera de América del Sur, para mí expresa el alma del pasado, un sentimiento de añoranza - tanto para Bolívar personalmente como para las culturas étnicas tradicionales de América del Sur que fueron desplazadas por los españoles en la colonización.

Estos dos motivos musicales se establecen desde el principio, tanto en la película como en mi Suite, con las cuerdas ascendiendo con contra-melodías líricas y la percusión haciendo acentos marciales. La música de una película, sin embargo, no es una ópera, y hubiera sido imposible reflejar en la música todos los detalles y la complejidad emocional del viaje de Bolívar. Por el contrario, en la película, a medida que Bolívar se hace más activo políticamente y se enfrenta a diferentes tipos de desafíos, era importante para mí mantener el sentido de la línea musical. Es un enfoque minimalista, muy sutil, que permite que las imágenes cuenten la historia mientras se escuchan acordes sostenidos y notas largas, por lo general en los registros más bajos, para construir tensión. Las pequeñas variaciones en la armonía, el ritmo o la orquestación reflejan el desarrollo emocional.

Especialmente en las escenas de batallas grandes, que Alberto ha filmado con una increíble potencia visual y gran lujo de detalle - en donde realmente sientes que estás montando los caballos, puedes sentir físicamente las explosiones cerca de ti - amplificar esta experiencia de violencia con más agresividad musical y volumen sería superfluo. Una de mis primeras ideas fue crear tensión en estos momentos épicos a través del contraste. En lugar de escribir para la percusión y los bronces, el sonido de un coro de niños genera este aspecto expresivo de la guerra: la guerra no sólo como matanza, sino como una lucha por la esperanza - que era la misión de Bolívar. Mirando las caras del ejército de Bolívar, se puede ver a soldados de todo el mundo, de todas las nacionalidades y etnias que luchan juntos. Y muchos jóvenes dieron su vida por la causa de la libertad. Así que el coro de niños cantando todos juntos refleja el alma del pasado, los gritos del presente, y la esperanza del futuro.

Componer esta música no sólo fue un gran desafío, sino también una oportunidad increíble. En primer lugar, me dio la oportunidad de sumergirme en un nuevo aspecto de la música - la música para cine - que es su propio idioma, con sus propias demandas y sutilezas, y un género por el que tengo el mayor amor y respeto. En la música para cine, una sola nota puede hacer una escena entera, pero una nota equivocada también puede arruinarlo todo. Aprender el arte de transmitir gran emoción a través de tal simplicidad es esencial para todos los artistas.

En segundo lugar, aunque Simón Bolívar está en el ADN de todos los venezolanos como yo, interactuar con el hombre, tanto con su psicología como con su biografía, con sus fortalezas y talentos, sus luchas y sus defectos, con compasión pero sin sentimentalismo, es una raro privilegio. La película de Alberto me dio una oportunidad única de renovar mi visión sobre esta figura legendaria y, en última instancia, de tratar de expresar a través de la música la inspiración que Simón Bolívar simboliza para todos nosotros: de cómo un hombre se convierte en un héroe.

Gustavo Dudamel – Julio 2014